El pequeño ruiseñor y el gatito


septiembre 27, 2017 Facebook Twitter LinkedIn Google+ Blog,Cuentos


El pequeño ruiseñor y el gatito

Saludos cordiales,

Este pequeño cuento lo hemos creado, con el fin de comprender que no es bueno dejarse engañar por la apariencia de algo bello, pues como bien dice el famoso dicho “Las apariencias engañan”.

Una tarde de verano, en la que el solo calentaba los arboles, la verde pradera, así como dos pequeñas figuras, una conversación entre dos bellos animales sucedió. Los animales de esta historia son  un gato completamente negro y un lindo ruiseñor de color dorado como el sol.

Estaba el ruiseñor revoloteando alrededor de un manzano lleno de manzanas rojas, rojas como el color de su corazón,  cuando con aire distraído un pequeño gato vio. El ruiseñor volaba mientras cantaba y cantaba, mientras comía y comía, pues sus dos obsesiones eran cantar y comer, para así los corazones de los que le escuchaban alegrar, mientras su estomago no paraba de llenar.

El gato permanecía absorto escuchando la linda canción del pequeño ruiseñor, hasta que un momento determinado con voz suave le pregunto ¿Lindo ruiseñor que haces cantando tan alto, acaso no ves que si cantas con tu melodiosa voz nadie te podrá escuchar?. Te propongo un trato criatura de canto celestial, ¿Que te parece si cojo una manzana, la mastico en mi boca, de manera que mientras tú comes y cantas yo te pueda escuchar?.

El ruiseñor hipnotizado por tan maravillosa propuesta, no dudo en confiar en el bello gatito, pues pensaba que un ser de tanta belleza y que comida le ofrecía, además de descanso y permitirle cantar, ninguna mala intención podía ocultar.

El ruiseñor acepto la propuesta del gato y en su boca su poso, pero el gato de un rápido movimiento la boca cerro y de un trago al pequeño pájaro se lo trago.

Publicidad de servianuncios.com




Comentarios