Cuento un avioncito llamado empeño